Herramientas

¿Cómo incrementar la productividad en el trabajo?

Un día tiene tan pocas horas que es crucial que aproveches cada segundo. Existen dos maneras de mejorar tus resultados: o agregas más horas o trabajas de manera más inteligente. No sé qué opción prefieras tú, pero yo definitivamente me inclino por la segunda.

Ser más productivo en el trabajo no es una ciencia espacial, pero sí requiere ser más deliberado sobre cómo manejar tu tiempo.

Este artículo te enseñará algunas estrategias para aumentar tu productividad en el trabajo, ¡toma nota!

Controla y limita el tiempo que gastas en las tareas

Seguramente debes pensar que sabes muy bien cuanto tiempo inviertes en tus tareas. Sin embargo, algunos estudios indican que solo el 17% de las personas son capaces de estimar precisamente el paso del tiempo.

Afortunadamente, existen muchas aplicaciones para teléfonos móviles que pueden ayudarte conocer exactamente cuánto tiempo inviertes en tus tareas diarias, incluyendo las redes sociales, correo electrónico, procesamiento de textos y apps.

Toma descansos regulares

Suena contradictorio, pero tomar descansos programados ayuda a mejorar la concentración. Está científicamente comprobado que tomar descansos breves durante tareas largas te ayuda a mantener un alto nivel de rendimiento. Ten presente que si trabajas sin descanso tu rendimiento será bastante deficiente.

La productividad no tiene nada que ver con la duración sino con la calidad.

Establece tus propias fechas topes

Mientras solemos considerar al estrés como algo malo, un nivel manejable de estrés autoimpuesto puede ser bastante útil en términos de alcanzar más enfoque y ayudarnos a lograr nuestros objetivos.

Para tareas o proyectos que estén abiertos, establece la fecha tope o deadline (como muchos lo conocen) y apégate fielmente a ella. Te sorprenderá descubrir cuán enfocado y productivo puedes ser cuando estás mirando el reloj.

Sigue la regla de los dos minutos

La regla de los dos minutos es más o menos así: si notas que hay una tarea que sabes que puedes lograr en dos minutos o menos, realízala inmediatamente. De hecho, completar la tarea en un solo momento toma menos tiempo que dejarla a medias y finalizarla tiempo después.

Dile no a las reuniones

Las reuniones son las principal pérdida de tiempo. Sin embargo seguimos organizándolas, asistiendo a ellas e inevitablemente nos seguimos quejando. Un empleado promedio de oficina gasta aproximadamente más de 31 horas al mes en reuniones improductivas.

Antes de organizar una reunión pregúntate si puedes alcanzar los mismos objetivos vía correo electrónico, teléfono o webinar.

Renuncia a las multitareas

Es común que todos piensen que ser multitarea es una habilidad importante para incrementar la eficiencia, no obstante no funciona así. Algunos psicólogos han descubierto que intentar realizar tareas en un solo momento puede resultar en una pérdida de tiempo y productividad.

Contrario a esto, comprométete con una sola tarea antes de avanzar a la siguiente. Si quieres ser más productivo, toma nota de estas rutinas matutinas.

Renuncia a la perfección

Es común para los emprendedores que se estanquen al tratar de perfeccionar una tarea, pero la realidad es que nada es perfecto. En lugar de perder el tiempo persiguiendo esta ilusión, entrega lo mejor de ti y sigue adelante. Lo mejor es completar las tareas y seguir con la siguiente, de ser necesario, siempre puedes volver a ajustarla o mejorarla.

Sé proactivo, no reactivo

Permitir que las llamadas y los correos electrónicos dicten la manera en que gastas tu día, significa que haces un gran esfuerzo por estar al pendiente de todo, pero al final no es mucho lo que logras si lo notas bien.

Fija horarios para responder correos, atender llamadas y tal vez revisar tus redes sociales (brevemente), pero no permitas que determinen tu día. Así que ten un plan de ataque al comienzo de cada día y apégate fielmente a él.

Trabaja en intervalos de 90 minutos

Investigadores de la Universidad de Florida han encontrado que las personas elite (atletas, músicos, jugadores de ajedrez, etc.) que trabajan en intervalos de no más de 90 minutos son más productivos que aquellos que trabajan más de 90 minutos seguidos. También encontraron que aquellas personas de mayor rendimiento tienden a trabajar no más de 4 horas y media al día.

Ser productivo en el trabajo no supone tener poderes, es una cuestión de enfoque. Recuerda que lo importante es la calidad, no la cantidad de tiempo.

 

Share this Story
Load More By Edith Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Quipu, programa de facturación online