fbpx
El Autónomo

¿De cuántos días son las vacaciones perfectas?

Llega el verano: Tiempo con la familia, amigos, de viajar o quedarnos en casa, pero que independiente del plan que tengamos, supone tiempo de desconexión y relajación. Hay quienes cogen los días que les corresponde de vacaciones seguidos y hacen un viaje largo y hay quienes deciden dosificar estos días para hacer más planes o simplemente para sentir que tienen respiros y momentos de desconexión cada poco tiempo.

Lo que está fuera de duda es que las vacaciones son buenas para la salud y que la falta de estas es perjudicial para nuestro bienestar, físico, emocional y mental. Incluso, estudios apuntan que la falta de vacaciones nos hace más vulnerables a enfermedades cardiovasculares y aumenta el riesgo de muerte prematura.

Según un estudio realizado en la Universidad de Tampere (Finlandia) y liderado por la investigadora Jessica de Bloom, se ha concluido que a partir del segundo día de descanso, la salud mejora y aumentan los niveles de energía. Adicionalmente, también se ha descubierto que el pico de bienestar máximo se alcanza al octavo día de vacaciones.  A partir del noveno día, que sumemos más tiempo, realmente tiene efectos muy bajos.

De esta forma, lo ideal serían unas vacaciones de ocho días, y si es posible, dividir los días de vacaciones en diferentes periodos de ocho días.

Factores a tener en cuenta

  • Si tenemos que elegir entre planes de absoluto sedentarismo y que solo implican estar tumbados a la bartola y planes que nos obligan a mantenernos activos y en contacto social, tenemos que elegir los segundos, ya que estos fomentan el bienestar durante y después de las vacaciones.
  • Aprovechar para dormir durante las vacaciones, ya que se ha comprobado que dormir más de siete horas cada noche tiene efectos que duran hasta dos semanas.
  • Dejar lo mejor para el final: Según el premio nobel de Economía Daniel Kahneman, dejar lo mejor para el final de nuestras vacaciones tiene resultados positivos, básicamente por el funcionamiento de nuestra memoria. Resulta que nuestra memoria no suma el disfrute de todos los distintos momentos y hace una media, sino que lo que mejor se recuerda es lo último que se ha vivido.  Por lo tanto, entre más intenso y más disfrutemos el último día de vacaciones, mejor sabor de boca tendremos.

Así que ya sabes, si puedes, administra tus vacaciones en diferentes periodos de ocho días, deja el mejor plan para el final de tus vacaciones, busca actividades que te mantengan activo y en movimiento, y cuando vuelvas, recuerda revisar con frecuencia tus fotos y dejar tiempo y espacio para recordar tus vacaciones. La nostalgia y añoranza no solo contribuyen al temido bajón post vacacional, sino que también puede ayudarte a volver a la realidad de una forma más llevadera.

Share this Story
Load More By Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.