fbpx
Herramientas

Cómo redactar un Contrato

Redactar un contrato no es tarea fácil. Al escribir un contrato debes asegurarte que éste cumple con todos los requisitos legales y que no dejas ningún cabo suelto. Un contrato mal redactado puede acarrearte problemas y preocupaciones en el futuro.

Normalmente se nos presenta un contrato ya redactado, el que simplemente debemos leer y firmar, sin detenernos a pensar si está bien o mal estructurado. Existen contratos verbales, pero algunos necesariamente deben constar por escrito para que ese acuerdo de voluntades tenga un carácter más formal y con carácter legal.

Es importante saber que un contrato tiene una estructura y que nos podemos obviar algunos elementos que deben existir, ya que sin ellos el acuerdo perdería valor.

  • El objeto: es la prestación que las partes acuerdan en rendirse bajo el marco del acuerdo, como puede ser vender o comprar un bien mueble o inmueble.
  • El consentimiento: que fundamentalmente involucran la voluntad de las partes contratantes, conscientes en todo momento de las obligaciones que contraen recíprocamente. Aunque se anulará, el consentimiento producido por equivocación, intimidación, violencia o fraude.
  • La capacidad: Son requisitos que deben cumplir para ser sujetos idóneos de contratar. Está se subdivide en capacidad de goce, que es la capacidad jurídica para ser titular de derechos subjetivos, y la capacidad de ejercicio, que es la cualidad jurídica para ejercer derechos y asumir obligaciones sin representación de terceros (conocida también como capacidad de obrar).

También es importante el estilo que se emplee para redactar un contrato ya que en caso de posibles conflicto, que tengas de por medio este documento, puede haber problemas para quien lo redactó. Por ello, ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Redactar lo más entendible posible el contrato: La interpretación en contra del que escribió el contrato sólo es aplicable en caso de dudas. De no ser así, no tendrás este problema.
  • Trata de evitar el uso de papel membretado de una de las partes: De lo contrario, pondrá en evidencia que no ha sido una de ellas quien escribió este documento.
  • Colocar cláusula de negociación: Para que así se establezca que el contrato fue discutido y aprobado por las partes involucradas.
  • Establecer cláusulas equitativas para ambos lados: Sino, tendrás problemas en un juzgado para hacerlas valer a futuro.
  • Archivar los antecedentes de la negociación: Las cartas o correos electrónicos deben imprimirse y guardarlos como evidencias de haber negociado el contrato.
Share this Story
Load More By Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.