Marketing para Autónomos
tienda fisica a online

Cómo llevar tu tienda física al mundo online

Si cuentas con una tienda física y quieres incrementar tus probabilidades de ganar dinero fácil y rápido, entonces es momento para expandir tu negocio al mundo online.

Si crees que no cuentas con los conocimientos suficientes para incursionar en el mundo online esto no debe convertirse en un motivo para que descartes la idea, porque hoy día existen muchas opciones para tener una tienda en línea, así como muchos especialistas dispuestos a ayudarte.

El comercio electrónico está experimentando un crecimiento significativo a nivel mundial, y este es uno de los principales motivos para que tu tienda física tenga un respaldo en línea.

 

Existen otras razones que deberían motivarte para que tomes la iniciativa hacer que tu tienda física tenga presencia online como, por ejemplo, el hecho de que son muchas las personas que cada vez acuden con más frecuencia a realizar sus compras en línea.

 

Estas personas suelen realizar sus compras en línea y retirarlas en la tienda física. Esta tendencia está ocurriendo incluso en el mercado latinoamericano, en el que cada vez aumenta el número de la población que cuenta con acceso a Internet.

 

Si este dato no es suficiente para motivarte a llevar tu tienda tradicional al ámbito en línea, entonces debes saber que el comercio electrónico extiende las posibilidades de tu tienda física, ya que más personas pueden acercarse a esta, sin ningún tipo de impedimento en cuanto a la locación de la misma y esto facilita la venta de tus productos a nivel nacional e internacional.

 

Otro de los motivos que ha impulsado a los emprendedores de distintos sectores a tener un ecommerce ha sido el hecho de contar con más medios para brindar atención a sus clientes, además del tradicional teléfono. En la modalidad online existe la posibilidad incluso de disponer de un chat para brindar el mismo tipo de asesoría que se brindaría de manera personal.

 

Mientras que la tienda física cierra sus puertas a cierta hora, el comercio electrónico permanece siempre despierto y las ventas pueden efectuarse en cualquier momento que los clientes decidan, tal vez en la noche al llegar del trabajo, o temprano antes de salir a caminar, es decir, en esos horarios que la tienda física estaría cerrada y no tendría ninguna venta.

 

Si tu negocio dispone de una tienda en línea los clientes se sentirán más seguros para introducir sus datos y realizar sus compras. Este es un gran punto a favor con el que cuenta quienes ya tienen un negocio en físico, a diferencia de quienes empiezan sólo con una tienda online y necesitan empezar desde cero para ganar la confianza del público y poder concretar ventas.

 

El tener una tienda física también te da la ventaja de que ya tienes conocimientos, clientes y experiencia, unos factores muy favorables para iniciar las ventas en línea. De hecho, con todo esto a tu favor, podrías incluso motivar a tus clientes usuales a que realicen compras más seguidas, y también atraer nueva clientela enviando por correo electrónico cupones con descuentos, informando sobre promociones, concursos o premios para quienes traigan nuevos clientes al negocio. De este modo, el que ti tienda física tenga el respaldo de una tienda online puede ayudarte a incrementar tu cartera de clientes de manera considerable.

 

El hecho de tener un ecommerce no implica que debas hacer un gasto mayor del que ya tenías porque tener una tienda en línea acarrea costos menores al del mantenimiento de una tienda física.

 

Tener una tienda en línea será mucho más fácil para ti porque también conoces quiénes son tus mejores proveedores. Así que es mejor que empieces cuanto antes a marcar tu territorio dentro del mercado en línea, antes que tus clientes empiecen a contactar a otras tiendas de la competencia.

 

A continuación, compartiremos contigo serie de pasos para que empieces a gestionar todo lo que necesitas para abrir tu tienda online.

 

Pasos para abrir tu tienda online

 

1-Utiliza el mismo nombre: si tu tienda física tiene un buen nombre, el cual es reconocido ya por muchos clientes, entonces es magnífico. En efecto, todos los elementos de tu tienda en físico deben ser los mismos para tu tienda online, con esto nos referimos al nombre, logotipo, colores, entre otros; debes manejar una sola imagen para que tus clientes te encuentren rápido, asocien tu tienda online con la tienda física y no sientan dudas cuando deseen efectuar compras. Se recomienda que el nombre de la tienda y el dominio sean los mismos, si no es posible entonces deben ser lo más parecido posible. Trata que el dominio sea .com para que más personas alrededor del mundo tengan acceso.

 

2-Selecciona un hosting de calidad: para lo cual necesitarás contactar con una empresa que sea buena y confiable, de manera que te ofrezca garantía y que tu sitio pueda seguir operando continuamente con normalidad, sin que experimente fallas en el servidor o bugs. Podría decirse que este es uno de los pocos gastos que tendrás. La empresa proveedora del hosting también debe ser la más indicada para que tu sitio funcione con rapidez, ya que de lo contrario los clientes se irán ante la espera, y también corres el riesgo que Google pueda penalizarte por el tiempo que tome en abrir la página. Si esta empresa te asegura un buen funcionamiento, entonces tendrás una buena velocidad y tu tienda podrá operar a cualquier hora y en cualquier momento sin problemas.

 

3-Ofrece distintas formas de pago: ya que mientras más medios dispongas en el sitio para que el cliente pague, más segura serán las ventas. Algunas opciones para pagar son imprescindibles como, por ejemplo, las transferencias bancarias, las cuales son seleccionadas por muchos clientes porque sienten seguridad y no necesitan dejar todos los datos de sus cuentas. Otro método de pago indispensable es Paypal, que es utilizado por millones de personas, y también es favorable porque los clientes podrán hacer sus compras incluso en aquellos momentos en los que no tengan su tarjeta con ellos. Y, por supuesto, pagos por medio de tarjeta de débito o crédito. En cuanto al pago, cuando la tienda garantiza reembolso en algunos casos, los clientes vacilan menos en comprar.

 

4-Abre un blog: para que puedas brindar más información a los clientes y estos no tengan tantas dudas cuando deseen adquirir un producto. Si tu tienda virtual cuenta con un blog, podrás incluir más descripciones para cada producto y terminar de convencer a las personas interesadas. También puedes crear contenido de valor y hacer que tu tienda tenga más tráfico. Si proporcionas información útil sobre temas asociados a tu sector también ganarás una buena reputación que puede ayudarte a que te conviertas en una autoridad en ese ramo.

 

5-Piensa en la publicidad: y en las estrategias de marketing para lo cual puedes contratar los servicios de un experto que ayude a que tu tienda gane más reconocimiento y llegue a muchas más personas. Una buena agencia o especialista de marketing puede ofrecerte el servicio de community manager, que es muy importante ya que muchos consumidores se encuentran en las distintas redes sociales. Esto también le da un punto extra a tu negocio en línea. Por medio de las redes sociales puedes resolver dudas, intercambiar opiniones, brindar atención a los usuarios y permitir que estos dejen comentarios con sus impresiones, las cuales puedes utilizar para mejorar su experiencia.

 

6-Integra tu tienda online y tu tienda física: por tener una no tienes que descuidar la otra. Ambas modalidades son importantes y deben complementarse para tener mayor fuerza en las ventas. Por ejemplo, puedes dar la opción de entrega de productos en la tienda física para quienes hayan efectuado la compra en línea, realizar cambios de la mercancía por compras realizadas en la tienda online, ofrecer la misma oferta y descuentos en ambas tiendas y, así como en tu tienda online debe figurar la dirección de la tienda física, del mismo modo la tienda física debe dar a conocer la dirección de la tienda en línea en tarjetas de presentación, bolsas, material pop y otros.

 

7-Aclarar las políticas a los clientes: en cuanto a los envíos y sus costos, devoluciones, tiempos de entrega, entre otros.

 

Con la aplicación de estos pasos podrás dar respaldo, de manera exitosa, a tu tienda física por medio de una tienda en línea.

 

Las opciones de tu tienda en línea pueden ser mucho más amplias si permites que los clientes elaboren presupuestos en el sitio –bien sea como paso previo para comprar en línea o para conocer el monto que podrían gastar en la tienda física si deciden llevar determinados productos luego de verlos una vez más de forma personal-.

 

Otra buena idea es alojar en la página catálogos para ser descargados y que los clientes puedan detallar los productos, desde su escritorio sin tener que estar conectados a Internet.

Desde este sitio también podrías actualizar la mercancía de la que dispones en tu tienda física. Asimismo, podrías incluir un servicio que incluya asesoría y atención al cliente con algún producto luego de efectuar la compra y que ya lo tenga en sus manos.

Sin duda, disponer de una tienda en línea para reforzar la imagen de tu tienda física, no sólo amplía el alcance de la segunda, sino que de igual manera puedes llegar a más personas y aumentar tus ventas.

Share this Story
Load More By Edith Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.