fbpx
El Autónomo, Herramientas
oficina en casa

Cómo abrir una oficina desde casa

Son muchas las personas que cada día sienten molestia ante la idea de ir a sus lugares de trabajo. En este sentido, Gananci señala que si cada mañana, apenas despiertas, te preguntas si debes ir a tu trabajo es porque algo no está bien en tu vida laboral. Tal vez, debas renunciar y dar un giro a tu vida dentro de la oficina.

Además de esta situación, la dificultad para ingresar a un puesto de trabajo hace que muchos consideren ofrecer sus servicios de forma de forma independiente, desde casa.

Abrir una oficina en casa se está convirtiendo en una tendencia. De hecho, si una persona decide emprender, una de las primeras opciones es empezar desde casa. Por ello, hemos querido compartir contigo una serie de consejos para empezar a crear tu propia oficina.

En principio, para abrir una oficina en casa vas a necesitar todas aquellas cosas que de igual forma necesitarías para trabajar en cualquier oficina. El tener estas cosas básicas te asegurará trabajar de forma eficiente.

Cuando compras el mobiliario y los equipos necesarios para desarrollar tu trabajo, tú serás quien controle los gastos y puedes hacer una compra que contemple sólo lo imprescindible.

Compras básicas

A continuación, te mostraremos algunas de las cosas más básicas que vas a necesitar para empezar a operar desde casa:

Un ordenador:

bien sea de escritorio, o portátil, este es un elemento que no puede faltar en una oficina. Actualmente, todos los espacios de trabajo requieren de una. Esta debe contar con un buen sistema operativo, un antivirus que trabaje bien, procesador de textos, programa para presentaciones, así como hojas de cálculo. La conexión a Internet es otro factor con el cual debes contar, cuya velocidad se recomienda que sea alta.

Otros equipos:

tales como copiadora, fax, escáner, e impresora. Esto equipos tampoco pueden faltar en ninguna oficina. Siempre debes contar con un fondo para reemplazarlos una vez que se hayan dañado, ya que usualmente pueden presentar fallas y antes de repararlos, es mucho más económico comprar otros.

Un escritorio:

con sus sillas, será fundamental para que puedas recibir a otras personas, además que en sus gavetas podrás archivar y tener a mano documentos importantes. Se recomienda que el escritorio tenga un buen tamaño, el adecuado para colocar la computadora, tener el teléfono a mano, así como algún aparato adicional que sea necesario, quizás el fax. Es mejor si llevas hasta tu oficina una silla que sea ergonómica, así podrás tener más comodidad y hacerte menos daño si debes pasar mucho tiempo sentado.

Protectores para tus equipos:

puesto que es importante que protejas todos tus equipos en caso de fallas con la electricidad, o algún inconveniente. Debes conectar todos tus equipos a un estabilizador de corriente, pues si recaen sobrecargas de tensión en tus equipos, tendrás que reemplazarlo, y esto afectará las finanzas de tu negocio.

Un teléfono:

y este es un elemento que es indispensable en toda oficina y que al no tenerlo, afectarías tu nivel productivo. Opta por un teléfono con una línea fija, u otro que sea inalámbrico y con función de contestadora. Tu negocio siempre debe estar allí, cualquier potencial cliente debe poder contactarte. Este pequeño equipo incide en el éxito de tu negocio, y no puede faltar en ninguna oficina.

Otros implementos:

que también vas a necesitar, aunque en principio consideres que no son esenciales: grapadora, con sus respectivas grapas, así como removedor de grapas; bolígrafos, lápices, dispensador de cinta adhesiva, papel, tóner de tinta para tu impresora, notas autoadhesivas, sujetapapeles, calendario, carpetas para archivar documentos, sobres de varios tamaños, regla, tijera, y una trituradora de papel.

Además de estos elementos que son básicos para poner a funcionar tu negocio desde una oficina en casa, también debes considerar otros aspectos que no son menos importantes, como por ejemplo:

– Debes establecer límites: especialmente con tus familiares, amigos, clientes e incluso proveedores, ya que por el hecho de trabajar en casa muchos piensan que siempre pueden hacer uso de tu tiempo y encontrarte disponible. Por ello, es necesario que establezcas tus límites, y de ser necesario es recomendable que dispongas de dos números de teléfono: uno de casa, y otro para el trabajo exclusivamente. Mientras estés en el trabajo debes aprender a no responder a tus amistades, y cuando estés fuera de tu horario laboral, entonces no le respondas a los clientes o proveedores. Ellos también deben adaptarse a tus horarios y respetarlos.

– Organiza tu horario: planifica los días de descanso, las horas para trabajar y tu tiempo para el ocio. Trata que tu tiempo para divertirte tampoco se pierda ni sea sustituido por el tiempo de trabajo.

– Cuida los gastos: con esto queremos decir que debes tener bien claro cuáles son los gastos de tu hogar y cuáles son los de tu oficina. Trata de identificar qué consumo puedes estar haciendo desde tu oficina en los servicios de luz, teléfono, agua, Internet, gas, entre otros, y cuáles son los del hogar aproximadamente. Estos detalles te permitirán llevar mejor tus finanzas.

– Enfócate en tu productividad: por el hecho de estar en casa, puede haber ciertas cosas que se conviertan en distracciones y no te permitan rendir de la forma esperada. Por ello, evita lo más que puedas salir de tu oficina para ir a ver televisión, así como también debes evitar proponerte evitar experimentar con recetas en la cocina, ya que esto podría llevarte horas. Si necesitas organizar cosas en el hogar, establece un día y una hora para ello, sin que interfiera en tus labores.

– Presta atención al trabajo que debes realizar: esto aplica igual que si tuvieses tu oficina fuera de casa. Siempre debes tratar de controlar el uso que haces de las redes sociales. Puedes utilizarlas siempre que sea para beneficio de tu negocio, pero no para dejar transcurrir el tiempo sin hacer tareas más importantes. Concéntrate en el hecho de que las redes sociales son un medio que puede ser útil para impulsar tu negocio.

Trabajar desde casa es una experiencia única a la cual puedes sacar mucha ventaja. Sin embargo, es todo un desafío, debes saber hacerlo con equilibrio. Una vez que establezcas tus horarios y aprendas a marcar tus límites no querrás trabajar en otra oficina que no sea la tuya.

Share this Story
Load More By Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.